Historia

La iglesia San Marcos fue formada por un grupo de miembros de la iglesia Anglicana La Trinidad de la ciudad de Valdivia. Un misionero australiano, Graeme Peters, vio la necesidad de plantar una iglesia en la salida sur de nuestra ciudad. La idea contó con el respaldo del pastor de La Trinidad de aquel tiempo, el Rev. Julio Bustos, y del obispo diocesano de aquella época, el Revmo. Colin Bazley.
En Julio de 1997 tres familias de La Trinidad que vivían en ese sector de Valdivia se reunieron para orar y estudiar la Biblia con la intención de comenzar esta nueva iglesia: los Bastidas (Claudio y Miriam), los Peters (Graeme y Jane) y los Silva (Víctor y Mercedes). En noviembre de ese año se sumaron los González (Sergio e Ingrid) y para el primer culto se sumaron los otros Silva (Víctor y Lala).

La naciente iglesia se reunió primero en la casa de los Peters y luego en la Escuela El Laurel. Tres años duró esta etapa hasta que pudimos comprar un terreno en el sector de Paillao, donde comenzamos la construcción de la capilla. Cuando estuvo en condiciones de ocuparse, nos trasladamos al edificio que ocupamos actualmente y que hemos ido acondicionando de a poco.

En noviembre del año 2002, Graeme Peters fue ordenado Presbítero y fue instalado como pastor titular de la iglesia.

En febrero de 2003 Víctor, Mercedes y sus hijos se trasladaron a la ciudad de Santiago en donde Víctor iniciaría sus estudios en el recién formado Centro de Estudios Pastorales de la IACH (CEP) de donde egresó en diciembre de 2004. En enero del 2005 se hizo cargo de la iglesia ante el traslado de los Peters a la ciudad de Concepción, allí Graeme fue instalado pastor de la iglesia San Juan. Víctor fue ordenado diácono en marzo de 2005 y presbítero en octubre de ese mismo año

En estos años hemos visto cómo Dios ha sido fiel con esta iglesia, cómo la ha hecho crecer y ha hecho que el amor entre sus miembros sea una característica de esta congregación.

Para los próximos años esperamos crecer aún más tanto espiritualmente como en número y así poder llevar el evangelio a tantos que no lo conocen; te invitamos a ser parte de esta historia.